• sep 15 2008

    La uva no sólo es sabor, fruta y riqueza de azúcares y vitaminas A, B1, B2 y C, la uva también son antioxidantes (beneficiosos para el cuerpo humano) capaces de neutralizar los causantes del envejecimiento de las células. En la medicina se han llevado a cabo numerosos experimentos con ratones que demuestran que algunos componentes de la uva incrementan la longevidad, bloquean las células tumorales o aumentan la memoria. Pero tambien existen evidencias probadas y confirmadas de su capacidad para depurar o purificar nuestro organismo. De la uva hay que aprovecharlo todo, incluso la pepita o semilla, que neutraliza los denominados radicales libres provocados por los enemigos más peligrosos para nuestras células: la radiación solar, la polución, el estrés, el tabaco, etcétera. Excelente alimento para los vacunos, junto con los hollejos una vez extraído el mosto.

    La uva en el laboratorio

    Rafael del Cabo, investigador en el Instituto sobre Envejecimiento del Gobierno de Estados Unidos, conoce perfectamente todos estos efectos positivos. Se ha pasado años analizando el resveratrol, un compuesto que se encuentra en altas dosis en la piel de la uva, sobre todo la de color negro. Esta sustancia previene el deterioro cardiovascular asociado a la obesidad y al envejecimiento. “La uva es un fruto que contribuye a mejorar la calidad de vida”, afirma. En el 2007 la revista Nature publicó una de sus investigaciones, que consistió en probar en ratones los efectos del resveratrol. El equipo investigador confirmó que esta sustancia previene el deterioro funcional cardiovascular asociado a la obesidad y a la edad. Así, el resveratrol redujo el colesterol en los ratones no obesos. Además, en los tratados con resveratrol, la mortalidad se redujo en un 31%. En un lenguaje no tan científico, viene a indicar que esta sustancia tan presente en la uva podría mejorar la salud en personas muy longevas.

    Existen otras indagaciones llevadas a cabo en los últimos años que remarcan también el poder potencial sanador de la uva. Un estudio de la Escuela de Medicina Mount Sinai, de EE. UU., ha descubierto, otra vez partiendo del estudio de roedores, que el extracto de una semilla de uva tinta que contiene el mosto puede ayudar a proteger contra la pérdida de memoria ocasionada por la enfermedad de Alzheimer. Los animales tratados con dicho extracto pasaron notablemente mejor un test estándar de memoria de aprendizaje del espacio que los roedores que no lo habían tomado. Una tercera investigación liderada por el Instituto de Estudios del Cáncer de Londres apunta a que los antioxidantes que se encuentran en la uva podrían proteger contra la fibrosis quística o el cáncer de mama.

     

    La uva en el plato

     

    Rafael Torres, vicepresidente de la Asociación Española de Médicos Naturistas, recomienda el consumo exclusivo de uva durante un día o dos para seguir una dieta depurativa. La finalidad es producir una depuración de toxinas en nuestro organismo. Yolanda Serra, dietista de profesión, afirma que sería muy apropiado hacer esta dieta en otoño, para preparar el organismo para las fiestas de Navidad. Además, coincide con el periodo de vendimia, por lo que siempre es sinónimo de una mayor facilidad para conseguir el producto natural.

    La dieta de la uva puede prolongarse entre tres y cinco días y consiste en ingerir entre 1,5 y 3 kilos en cinco tomas durante el día. Por el alto contenido de potasio es especialmente ideal para aquellas personas con afectaciones cardíacas, que tomen diuréticos químicos o laxantes de forma regular. “No vendría nada mal practicar esta dieta cada cinco o seis meses, ya que contribuye a depurar el hígado y estimula la circulación sanguínea”, remarca Serra y añade que gracias al gran contenido energético y su alto contenido en minerales, la persona que se someta a este régimen podrá seguir con su ritmo de vida habitual. Médicos y dietistas piden que las personas diabéticas se abstengan, por el alto contenido en azúcares de la uva, al igual que aquellas que crean que perderán varios kilos. “Se trata de una dieta depurativa, pero no para adelgazar exclusivamente”, concluye Serra.

     

    Resultado final: el vino

     

    Y por último, con la uva se elabora el vino, que aparte de ser desde tiempos remotos una exquisita bebida alcohólica perfecta para acompañar las comidas y las cenas, tiene efectos positivos para el organismo si se consume con moderación. Miguel Ángel Lasunción, jefe del servicio de investigación y bioquímica del hospital Ramon y Cajal de Madrid, explica a modo de conclusión: “Tomar medio vaso de mosto tinto al día suponía duplicar la ingesta media de polifenoles (o antioxidante celular) que aporta la dieta habitual” y añade que su ingesta disminuye el riesgo cardiovascular. Una copita de vino es buena para el corazón.

    Posted by Fabian @ 20:59

    Tags: , , , ,

Suscríbete

Síguenos en …