• abr 17 2009

    ¿Es posible el maridaje de vino y chocolate?

    Por mucho que pueda sorprender, el vino y el chocolate son compañeros naturales. Tanto si el chocolate tiene sabores complejos como notas simples, comunes o matices similares, su maridaje sigue las mismas pautas que debemos tener en cuenta con el maridaje del vino con otros alimentos.

    Para realizar un maridaje de vino y chocolate debemos escoger los productos, nuestro objetivo es formar un buen conjunto.

    Es evidente que podemos realizar el camino desde el vino hacia el chocolate o bien realizarlo como lo veremos en este post, como novedad, desde el chocolate hacia el vino.

    Podemos realizar maridajes, investigar, sobre particulares maridajes, pero casi siempre se cumplirá que los sabores fuertes se atraen y ejercen un cierto equilibrio y productos con notas suaves ocurre lo mismo, es una obviedad pero esto no descubre hasta que no se prueba e investiga. Debemos encontrar un equilibrio de recorrido entre ambos.

    Para ello, examine los atributos del chocolate, y siga los mismos pasos que en una degustación de chocolate clásica. Es decir, anotar y definir el aroma, el chasquido al romper la tableta, comprobaremos el brillo y el lustre del producto. Realice un proceso similar en la cata del vino. Removiendo la copa para apreciar el color y viscosidad del vino, apreciando notas y sabores, es muy importante encontrar puntos intermedios.

    Deguste a sorbos el vino; déjele llenar su boca. Note la complejidad del vino, cuales sabores vienen a la memoria. Ahora tome una pequeña mordedura del chocolate, déjele asentarse sobre su lengua. Cuando solamente comience a derretirse, beber a sorbos el vino otra vez. Ambos se unirán en un delicado maridaje.

    De la misma manera que se produce en la cata de vino o de chocolate los sabores son liberados por etapas. Los primeros apuntes deberían estar llenos de la acidez a fruta (de las uvas en el vino, y los granos de cacao en el chocolate). Observe los sabores que se revelan en esta etapa media, y buscan una fase de dulzor. El final puede ser identificado por taninos y las notas comunes entre el vino y el chocolate.

    Apreciaremos notas afrutadas, de nuez moscada, picantes y de madera, sin dejar apuntes tostados que en el chocolate se aprecian de forma más expresiva.

    Nuestras líneas de maridaje pueden encaminarse entre bombones y chocolates ligeros con vinos ligeros, chocolates con mayor porcentaje de cacao con vinos con cuerpo. Vaya de la luz a la oscuridad en su sesión de degustación, comience con la leche o bombones de cacao de porcentaje inferiores y sus vinos correspondientes.

    Los maridajes para chocolate con más cacao, agridulce y semidulce:

    • Zinfandel
    • Syrah
    • Armagnac
    • Coñac

    Los maridajes con Cabernet Sauvignon o Pinot Noir, estos deben ser preferiblemente crianzas o reservas para maridarlos correctamente con chocolates negros.

    Los maridajes para chocolate con leche:

    • Merlot
    • Riesling
    • Sauvignon Blanc
    • Vinos de mesa

    Posted by Etienne @ 22:51

    Tags: , ,

Suscríbete

Síguenos en …