• abr 23 2009

    La pasta es extremadamente popular no sólo en occidente, si no que también lo es en muchas partes de oriente (de hecho, fue inventada en China) y existen casi infinitas maneras de prepararla. Sin embargo, las formas más populares de prepararla y servirla son relativamente pocas. Como todos sabemos, la salsa que acompañe a nuestra pasta es una parte esencial de todo el plato, y puede convertir a una pasta insulsa en una cena excelente.

    Un favorito de muchos amantes de la pasta de todo el mundo es la salsa Alfredo. Se trata de una salsa a base de crema de leche, manteca y queso parmesano, que al unirse generan una textura muy agradable que baña a nuestra pasta de una forma realmente sabrosa. Casi siempre la salsa Alfredo acompaña a los fettuccine (fetuchines, literalmente “pequeñas cintas” en italiano), ya que su forma se lleva especialmente bien con la consistencia de la salsa.

    La historia de los Fettuccine Alfredo (como se llama a la combinación) es bastante singular en cuanto al origen de su nombre: de hecho la preparación es un clásico muy antiguo de la cocina italiana (y luego) estadounidense, llamados originalmente en italiano Fettuccine al burro (fetuchines a la manteca). Pero en 1914, el dueño del restaurante romano Alfredo alla Scrofa, Alfredo di Lelio, le logró imprimir su nombre al plato al servirlo de una forma muy vistosa y espectacular, reminiscente a una gran ópera. Actualmente en Italia la preparación se sigue conociendo como Fettuccine al burro, llamándosela “” especialmente en Estados Unidos.

    Les dejo la receta de esta popular salsa en “Continuar Leyendo”.

     

    Ingredientes – 6 porciones

    1 3/4 tazas (400ml) de crema de leche

    6 cucharadas de manteca

    1 taza de queso parmesano rallado fino

    1 cucharadita de sal

    Pimienta negra a gusto y una pizca de nuez moscada

    Preparación

    El truco para hacer una buena salsa Alfredo es una cocción suave y gentil, junto con un buen balance de ingredientes: la salsa debe ser lo suficientemente espesa para que cubra a la pasta sin que se vaya toda al fondo del plato, pero tampoco con una consistencia demasiado espesa. Se debe servir caliente y recién hecha, ya que a medida que se enfría pierde su consistencia.

    Combinar 1 1/4 tazas de crema y la manteca en una sartén lo suficientemente grande que pueda acomodar a toda la salsa y a toda la pasta. Calentar a fuego bajo revolviendo frecuentemente hasta que la manteca se derrita. Remover del fuego una vez que la manteca esté incorporada completamente a la crema.

    Agregar la pasta cocida al dente a la salsa junto con el resto de la crema, el queso, la sal, la nuez moscada y la pimienta. Volver a poner todo en fuego bajo removiendo constantemente hasta que el queso se derrita y la salsa se vuelva más espesa, aproximadamente 2 minutos. Tener en cuenta que la pasta se continúa cocinando en la sartén, por lo que es importante sacarla del agua al dente. Es muy preferible utilizar pasta fresca que seca, ya que se combina mejor con la salsa.

    Vía Alfredo’s

    Posted by Cesar @ 22:34

    Tags: , ,

Suscríbete

Síguenos en …