• jul 21 2009

    Las 214 hectáreas de los viñedos Louis Roederer están bien repartidas en las tres principales zonas de producción de Champagne, Montagne de Reims, Vallée de la Marne y Côte des Blancs.
    Las cepas están plantadas en estas tres zonas y en los mejores Crus, no existe prácticamente ningún Grand Cru de Champagne en donde no esté presente Louis Roederer.
    Su producción cubre, alrededor del 70% de las necesidades de uvas de la Maison. Por ello, se puede afirmar que Louis Roederer es un “champagne de la propiedad”.

    Por la situación privilegiada de sus viñedos y gracias a la política selectiva de sus adquisiciones complementarias, Louis Roederer se beneficia de la más completa variedad de vinos de coupage. Dispone así, de los mejores caldos para la composición de sus cuvées, especialmente para la más prestigiosa, la Cuvée Cristal.

    Una empresa familiar asegura la calidad de la producción. A diferencia de la mayoría de los champagnes, Louis Roederer es una empresa puramente familiar, dirigida por verdaderos conocedores del vino.

    Los caldos que componen la elaboración de esta “Cuvée” de prestigio – y quizás este sea el secreto de su renombre – proceden de los mejores viñedos de la Maison Louis Roederer. Cristal sólo se elabora en los años en que las cosechas son excepcionales; su composición es: 55% de Pinot Noir y 45 % de Chardonnay, procedente de uvas vendimiadas únicamente en parcelas de viñedos de Louis Roederer clasificados a 100% en la escala de “crus”, es decir Grands Crus.

    Este champagne madura sobre sus propios sedimentos entre 5 y 7 años y además se beneficia de un reposo de seis meses después del “degüelle”.

    Cristal representa el mejor esfuerzo de la casa Louis Roederer, se trata de un Champagne de extraordinaria finura y elegancia – contiene una importante cantidad de Chardonnay –, y posee un bouquet delicado, perfectamente equilibrado. Cristal, que es considerado incluso por sus competidores, como un champagne verdaderamente excepcional, sigue elaborándose como se hacia antaño para el Zar, con las mismas exigencias e idéntico esmero que hace más de un siglo. Por todo ello cuando sale de la bodega origina, inevitablemente, múltiples y apasionados comentarios acerca de su extraordinaria calidad.

    Notas de Cata

    En la fase visual, presenta una apariencia amarilla con reflejos dorados. En nariz, nos ofrece intensas notas de flores blancas, cítricos y frutos rojos del bosque, seguidos de notas tostadas y de madera. En boca, se aprecia, melocotón en licor y sabores tostados. Denso y de estructura fresca con final ciertamente potente.

    Posted by Etienne @ 5:07

    Tags: ,

Suscríbete

Síguenos en …