• jul 25 2009

    El restaurante Martín Berasategui se ha colocado por méritos propios entre las grandes citas gastronómicas internacionales: una avalancha de reconocidos premios y reconocimientos han permitido que cientos de comensales felices peregrinen todos los años hasta sus mesas.

    Al igual que Ferran Adrià, Berasategui se sumerge en la creación de nuevos productos y sabores. Encontrándose inmerso en el mundo de la cocina desde los trece años, cuando fue introducido por su madre y su tía. Se inició en el negocio familiar, Bodegón Alejandro, del cual se convirtió en responsable principal a los 21 años. Cinco años después el mismo recibió la estrella Michelín. Asimismo, desde muy joven ha ido con regularidad a Francia, para completar su formación.

    La sorprendente madurez culinaria de este donostiarra inquieto y enamorado de su trabajo ha sido posible gracias a un temperamento tenaz que le permite aspirar diariamente a seguir disfrutando con lo que realmente le gusta: cocinar y transmitir su saber a las nuevas generaciones.

    Considerado una referencia de la alta gastronomía, galardonado con tres estrellas Michelín y reconocido por sus altas puntuaciones en todas las guías gastronómicas del mundo, practica una cocina que algunos definen como ligera, imaginativa, fresca, inmediata y elaborada con técnica preciosista.

    Después de una dilatada carrera, inauguró en 1993 su propio restaurante en Lasarte y dirige hoy un equipo que gestiona distintos proyectos gastronómicos y editoriales, vinculados a la mejor cocina y el feliz disfrute.

    Su restaurante más conocido está en Lasarte y dispone de una calificación de 3 estrellas en la prestigiosa Guía Michelín, siendo considerado uno de los más conocidos representantes de la nueva cocina vasca.

    Martín Berasategui tiene esa sabiduría de los hombres que han nacido entre tierra y mar. Originario de San Sebastián, ha convertido esta mesa del País Vasco en un lugar de peregrinaje culinario cercano a uno de los caminos a Compostela. Servidas en pequeñas porciones bien representadas para captar la quintaesencia de los sabores, sus audaces creaciones combinan cuajada de vieira, erizos de mar, brotes de soja y cremoso de café, o milhojas caramelizado de anguila ahumada, foie gras, cebolleta y manzana verde. La carta de vinos es también excepcional.

    Además de sus conocidos bocadillos de vieiras y hierbas de centollo con ensalada cruda de apio, nabo y alcachofas. Excelente es su Lenguado asado con aceite de almejas, cítricos, menta negra espolvoreada de nueces y mandarinas secas. Y no menos espectacular es el Pichón de Araiz asado con penca, queso Comté, cerezas y manzana.

     

    Posted by Cesar @ 12:17

    Tags: , ,

Suscríbete

Síguenos en …