• oct 01 2009

    En el País Vasco el vino blanco que se toma tanto en las tascas y barras como en la mesa de casa es el txakoli, elaborado con las uvas Hondarrabi Zuri y la Hondarrabi Beltza, propias de estas tierras, cepas que se cultivadan emparradas y en espaldera producen las uvas con las que se elabora el Txakoli. La denominación de origen Bizkaiko Txakolina incluye además en su reglamento la variedad Folle Blanche.

    Es notable también la tradición y producción del Chacolí en Cantabria y en Burgos, concretamente en Miranda de Ebro y en el Valle de Mena.

    Es un blanco con carácter, algo ácido, alegre, con cierta burbuja natural muy suave, que marida perfectamente con mariscos y pescados pero también con quesos o tapas o incluso con algunas carnes a la plancha o brasa.

    Antaño el Txacolí era producido en caseríos o casas de campo de manera artesanal, Ligeramente carbonatado, con una graduación alcohólica de unos 10,5º–12º vol. Se sirve escanciado desde una altura, al igual que la sidra, esto es debido a que antiguamente no se filtraba ni clarificaba, si bien, en los últimos años varias bodegas han empezado a estudiar y mejorar su elaboración para conseguir mejor gusto y aromas, obteniendo vinos con un sabor muy satisfactorio.

    Es sobre todo un vino diferente, cuidado y sabroso en boca, alargando el sabor. Si puede encontrarlo, pruebe al menos una botella para conocer un vino autóctono y diferente, ligeramente ácido al ser producido a partir de uvas verdes.

    Cabe destacar que es fundamentalmente blanco, aunque también se producen en menor cantidad tintos  y rosados conocidos también bajo el nombre “ojo de gallo”.

    Posted by Fabian @ 16:40

    Tags: ,

Suscríbete

Síguenos en …