• oct 19 2009

     

    ¿Viñedos? ¿En Montmartre? ¿En el centro de París?, curiosidades para un viajero sin duda.

    De hecho no es raro ya que en Montmartre como en una gran parte del valle circundante del Sena, fue plantada con la vid. Los Romanos habían construido un templo allí dedicó a Baco, dios del vino, y cuando una abadía benedictina fue fundada sobre la colina en el siglo XII (de ahí el nombre de las Abadesas a la estación de metro), continuaron con la elaboración del vino.

    La abadía, tristemente, fue destruida durante la revolución francesa (la abadesa ciega y sorda fue acusada de conspiración contra la República y enviada a la guillotina en 1794), pero los viñedos continuaron con su producción: un vino blanco (“clairet”) que era vendido dentro de las puertas de París (la colina Montmartre estaba fuera de los límites de la ciudad por aquel entonces) y un vino tinto menor (“piquette”) vendido a los habitantes locales y apreciado los numerosos cabaretes y tabernas del área.

    A principios del siglo XX, la filoxera la diezmó las vides y por aquel entonces con el ferrocarril en auge, era fácil acceder a los mejores vinos de otras regiones de Francia en la capital, desapareciendo así, los viñedos tanto en Montmartre como por los alrededores de París. Sin embargo en los años 20, un grupo de artistas y amigos decidió parar un proyecto inmobiliario que afectaba a parte de la colina de la colina Montmartre, y replantarlos en 1933, obteniendo la primera cosecha en 1934, gracias a Pierre Labric, Alcalde de la Comuna Libre de Montmartre y Víctor Perrot, Presidente del casco antiguo de Montmartre. Así nacerá el ‘Clos Montmartre’, uno de los más curiosos vinos producidos en una de las ciudades más visitadas del mundo.

    Clos Montmartre se siente orgulloso de sus 1,556 metros cuadrados y 2000 cepas básicamente de Gamay y Pinot Noir, y produciéndo un total anual de 1.700 botellas de medio litro. Cada año en octubre, una Fiesta popular (Fête des Vendanges, el festival de cosecha) es organizada, con música de fanfarria y un desfile en el cual usted podrás admirar los trajes tradicionales de las confréries bachiques (hermandades de vino) y de las chevaleries du tastevin (caballerías de cata de vinos).

    Como ya habrás podido intuir en este post no es posible realizar ningún apunte de cata de estos vinos, ya que durante el festival todas y cada una de las botellas son vendidas y subastadas en favor de obras benéficas, por lo que Clos Montmartre es un vino no disponible para el gran público fuera de este período. Los que han podido hacerse con alguna de ellas dan diversos apuntes: desde los que lo declaran como un vino imbebible (debido a la climatología parisina, terroir pobre, etc.) hasta los que le otorgan un valor folklórico, además de ser un vino aceptable. A esta edición no hemos podido llegar por lo que, ¡¡tendremos que esperarnos al próximo octubre!!.

    Posted by Etienne @ 11:43

    Tags: , , , ,

Suscríbete

Síguenos en …