• nov 05 2009

    El enólogo danés Peter Sisseck, conocido por elaborar uno de los vinos más caros del mundo, espera que la cosecha de uva de este año sea “legendaria” en Ribera del Duero, comparable a añadas históricas como la de 1964.

    “Es una especie de locura”, con una calidad de la uva superior a vendimias sobresalientes como la de 2004 ó 2005, ha declarado a EFE el propietario de la bodega Dominio de Pingus, en Quintanilla de Onésimo (Valladolid).

    El 90 por ciento de la producción de esta bodega va a la exportación, no solo al resto de Europa, sino a mercados como el asiático o el americano, incluidos países como Brasil, que “ha despegado mucho” en el mundo del vino.

    Estados Unidos, a pesar de la crisis, sigue siendo otro mercado importante, comenta este bodeguero, que llegó hace una década a la Ribera del Duero tras trabajar en Burdeos (Francia) y en California (Estados Unidos).

    El también enólogo de otra bodega ribereña, Hacienda Monasterio, cercana a Quintanilla de Onésimo, reconoce que le gustaría que los amantes del vino reconocieran sus caldos no solo como los más caros, sino “que la gente dijera que son los mejores”.

    Recientemente, ha podido comprobar que en la terminal nueva del aeropuerto de Barcelona uno de sus vinos valía 1.400 euros la botella. “Nunca lo vi tan caro. Me quedé muy asombrado”.

    Pocos vinos, como algunos de Burdeos, pueden superar ese precio, porque “cuando se gana dinero, la gente toma vino claro”, asevera este enólogo nacido en Copenhague en 1962.

    Su finca en la Ribera del Duero cuenta con cinco hectáreas de viñedo, pero con cepas que en algunos casos alcanzan los sesenta años, para seleccionar una uva que luego reposa en los depósitos y en las 150 barricas de Dominio de Pingus.

    Posted by Fabian @ 9:40

    Tags: , , ,

Suscríbete

Síguenos en …