• dic 04 2009

    Cleopatra lo empleaba como esencia de seducción, los griegos lo valoraban como afrodisíaco y como remedio para conciliar el sueño, los árabes observaron en el azafrán propiedades medicinales, y a través de los califas su cultivo llegó a Al-Andalus, en la Península Ibérica.

    En cambio el rape, llegado del mar, la simple evocación de este manjar, evoca una cierta ´melodía de seducción.

    Ingredientes :

    • 800 gr de rape en trozos grandes.
    • 50 gr de mantequilla.
    • 1 gr de filamentos de azafrán.
    • sal y pimenta para moler. 

    Salsa:

    • 1 zumo de limón (3 Cs)
    • 50 gr de mantequilla suave.
    • sal, pimienta molida.

    Receta :

    Precalentar el horno a 200°C (termostato: 7-8). Salpimentar el rape en grandes trozos y extender el rape en una fuente honda y la meter en el horno durante 10 minutos. Apagar el horno, reservándolos.

    En una sartén, fundir 50 gr de mantequilla y dorar los trozos de rape, hasta que estén bien dorados. Colocar el rape en una fuente para servir (cortándolos un poco más si es preciso), espolvorear con los filamentos de azafrán y meter la fuente en el horno apagado.

    Salsa:

    En una cacerola, poner el zumo de limón a hevir. Salpimentar. Bajar el fuego, añadir la mantequilla, ir batiendo (manteniéndolo a fuego lento), sin dejar que rompa a hervir.

    La salsa debe estar acidulada y esponjosa. Recubrir los trozos de rape con esta salsa y servir a continuación.

    Posted by Carmentxu Idiazabal @ 9:26

    Tags: , , ,

Suscríbete

Síguenos en …