• dic 24 2009

    Para aquellos de vosotros que no estéis familiarizados con el Sagrantino di Montefalco, voy a intentar realizar un breve viaje mediante este post para vosotros. Montefalco se encuentra en el corazón del Vallde de  Umbría, entre  colinas, entre las ciudades de Perugia y Spoleto, en el mismo centro de Italia.

    Esta región de Umbría es un poco tosca y bastante seca, al igual que los vinos producidos a partir del Sagrantino. El Sagrantino,  es un poco como una anomalía varietal, como una uva sin parientes cercanos conocidos. Seguramente, es el más desconocido entre los grandes tintos italianos. Además, es un vino ‘inventado’. Hace apenas 30 años sólo existía en Montefalco, en Umbria, un centenar escaso de hectáreas de viñedo de la uva autóctona sagrantino, y las uvas sólo se vinificaban pasificadas, en vino dulce: Passito de Sagrantino. El nombre de Sagrantino es probable que derive de su uso en la liturgia de la Iglesia Católica, como vino consagrado.

    Incluso aquí, en Montefalco, su hogar, el Sagrantino apenas ha mantenido una posición firme. La variedad casi se extingió en la mitad del siglo pasado, llegando al límite con escasas 5 hectáreas que se cultivaban. Gracias al esfuerzo de  Arnaldo Caprai en 1971, el cual compró la finca Val di Maggio y los terrenos adyacentes, y comenzó a elaborar vino tinto seco y a revalorizar una casta hasta entonces menospreciada. El Sagrantino es sin duda una variedad autóctona verdadera y sólo se cultiva en una cantidad significativa en la región de Montefalco. La producción actual se ha disparado, pero sigue siendo modesta, alrededor de 250 hectáreas de vid en virtud de propagación entre unos 50 o más productores.

    Hoy existen dos tipos distintos de sagrantino, el ‘secco’ y el ‘passito’. 

    Los vinos se producen en un estilo dulce, por muchas razones, tales como la incapacidad de las levaduras autóctonas para fermentar los vinos potentes completamentes secos. Sin embargo, Sagrantino es posiblemente la variedad de uva más tánico en el planeta, y no le falta de acidez, por lo que el azúcar residual que ayuda a dar los vinos passito un equilibrio que a muchos vinos secos normalmente les falta.

    Al sagrantino seco se le exige una graduación alcohólica mínima de 13º y al pasificado de 14º. La crianza obligatoria para los dos tipos es de 30 meses, de los cuales al menos 12 debe pasarlos el vino en madera. El seco es muy rico en polifenoles y taninos, con un gran potencial para envejecer. El ‘passito ‘nace de un sistema tradicional de pasificación. La uva se recoge en sazón y se deja pasificar sobre esteras durante meses.

    Los vinos passito se les dio estatus DOC en 1983, pero el Sagrantino seco tuvo que esperar hasta 1991 para recibir un estatuto oficial, en este caso como DOCG. Sagrantino di Montefalco es un vino basado en el 100% Sagrantino que es envejecido durante un mínimo de 28 meses en una combinación de madera y botella. Incluso estos 30 meses (36 meses a partir de 2009 y en adelante) hacen muy poco para empezar a suavizar los taninos en los vinos.

    Los vinos de Sagrantino, son vinos tintos con cuerpo, intensos y que están llenos de taninos y acidez. Los sabores, típicamente, recuerdan a la zarzamora, la frambuesa y la ciruela, con notas de regaliz, la tierra y el alquitrán. Sagrantino se mezcla a menudo con variedades suaves para ayudar a domar los taninos, en cuyo caso el vino se embotella como Rosso di Montefalco. De forma más formal las notas de cata y las características que encontramos en un vino de Sagrantino serían

    • Un color rubí muy intenso con irisaciones inicialmente negras que con el envejecimiento tienden al granate. 
    • En nariz es muy intenso con aromas característicos de zarzamora, cerezas, ciruelas, especias, cueros… 
    • En boca es potente, estructurado con buena acidez y un toque amargo final, es alcohólico, robusto, persistente y largo.

    Los productores recomiendan abrir la botella unas tres horas antes y, si es reserva, decantarlo para permitir que se abra antes. Complementa perfectamente los grandes asados, los platos de caza…

    Sagrantino se mezcla a menudo con variedades suaves para ayudar a domar los taninos, en cuyo caso el vino se embotella como Rosso di Montefalco o Montefalco Rosso Riserva, en los cuales nunca supone más del 20%, y acompaña a la sangiovese que es la casta mayoritaria (60-70% mínimo de estos vinos).

    Más info: www.consorziomontefalco.it

    Posted by Etienne @ 8:47

    Tags: , , , ,

Suscríbete

Síguenos en …