• dic 27 2009

    El caviar es uno de los productos estrellas de estas fiestas y su consumo siempre ha estado relacionado con el glamour y la cocina gourmet.

    Sin embargo, ¿sabías que sus orígenes son en realidad mucho más humildes? Efectivamente, a pesar de que ahora nos resulte extraño, este rico manjar fue durante mucho tiempo un producto consumido casi en exclusiva por los pescadores que vendían el esturión en las tierras cercanas al Mar Caspio y que, para poder sobrevivir, se quedaban con los despojos de las huevas, las cuales sazonaban. Una curiosa anécdota si tenemos en cuenta el astronómico precio que en la actualidad debe pagar quien desea deleitar su paladar con unos pocos gramos de este tesoro negro.

    Los persas fueron el primer pueblo que consumió caviar de manera regular. Con anterioridad sólo se consumía la carne del esturión, y no sus huevas. Los persas tenían la creencia de que el caviar potenciaba la fuerza y resistencia física. Los romanos incluso llegaron a atribuir al caviar cualidades curativas.

    La historia del caviar esta ligada muy estrechamente a la familia Petrosian, ya que en tiempos del Zar se dedicaba a prospecciones de petróleo y a la pesca en Bakú, cerca de la desembocadura del Kura de donde tuvieron que huir al estallar la revolución rusa, como otros miles aristócratas y nobles rusos no tuvieron más remedio que emigrar y como casi todos los ricos y aristócratas París fue su nuevo hogar y tierra de promisión. Dos hijos de esta familia, los hermanos Melkon y Mougcheg que vivían en los años locos de un París de champagne, charlestón y todas las nuevas tendencias artísticas observaron con estupor que en las fiestas y saraos de cierta alcurnia faltaba algo y claro, ese algo, no era otra cosa que algo muy arraigado en la sociedad noble rusa, el caviar.

    Pensando en el gran negocio que esto podría suponer, negociaron con la nueva Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, muy necesitada por aquel entonces de divisas, tan importantes para la adquisición de productos básicos, como podía ser el trigo. La sorpresa de las autoridades fué tal que no dudó en conceder a la empresa Petrosian la exclusiva para explotar un prdoducto que había en abundancia y que nadie sabía que hacer con el y de eso se aprovecharon los hermanos Petrossian, consiguieron la exclusiva que aún conservan, ellos, su empresa, la de sus herederos, manejan el sesenta y tres por ciento del consumo mundial y fueron los únicos con el derecho de elegir la producción apropiada y fletarla en aviones.

    Variedades

    Existen tres variedades de caviar en función de las distintas especies de esturión:

    • Beluga (es el más caro de todos y su color va del gris claro al oscuro).
    • Asetra (tiene un característico sabor yodado y sus granos son más pequeños que los del beluga. Además, es más barato).
    • Sevruga (es el más barato, lo que no quiere decir que sea el peor. Los granos son más pequeños y su color es casi negro).

    Consejos para su consumo

    Debe conservarse en su envase de origen a una temperatura de entre -2 y 2°C o sobre hielo. Nunca se debe congelar.

    Se puede tomar directamente con cuchara o sobre una rebanada de pan tostado y untado con un poco de mantequilla. No es aconsejable tomarlo con limón ni al estilo anglosajón, con cebolla o huevo duro. Sin embargo, resulta exquisito con el consomé gelée o unos simples huevos fritos.

    Como bebida de acompañamiento, le sugerimos vodka helado, cava o champán y vinos blancos secos.

    Posted by Manu @ 10:02

    Tags: , , , , ,

Suscríbete

Síguenos en …