• ene 08 2010

    Para los que creían que ya estaba todo inventado, ahí va una perla: Ana Serrano Mordillo, licenciada en Biología y Enología por la Universidad de Extremadura, ha decidido “rizar el rizo” con la novedosa idea de concentrar vino tinto y envasarlo en cápsulas monodosis. Su ingenio le ha valido un contrato en el Centro Tecnológico Agroalimentario de Extremadura (CTAEX), que es la recompensa de uno de los galardones de los VII Premios a la Innovación Tecnológica Agroalimentaria en la categoría de Estudiantes, organizado
    precisamente por este organismo.

    Con este invento ha pretendido adaptar la gastronomía vitícola al ritmo vertiginoso de la vida diaria actual, en la que prima la rapidez y la comodidad a la hora de cocinar.

    Además, ésta puede ser una forma alternativa de dar salida a los excedentes del vino, con los que se elabora este condimento. Se evitará también, con este nuevo formato, la degradación del producto que tiene lugar una vez abierto el envase tradicional. El proceso de concentración del vino tiene lugar mediante la técnica de la crioconcentración, es decir, el uso del nitrógeno líquido, con la que se congela parte del agua del producto original. Al cristalizarse, puede ser retirada con una malla dejando sólo la esencia del vino. El resultado final se presenta en estado líquido, en monodosis con un porcentaje de concentrado suficiente como para preparar un plato para 4 personas.

    Posted by Cesar @ 9:40

    Tags: , , ,

Suscríbete

Síguenos en …