• ene 13 2010

    El origen del nombre Abadía Retuerta lo tenemos que buscar en el resultado de dos palabras que definen y describen el territorio: Ribula Torta que significa “orilla tortuosa”.

    Su posición privilegiada dentro de la llamada «milla de oro» del vino español, se sitúa justo en el linde de lo que es la DO Ribera del Duero, peculiaridad que le permite gozar de todas las ventajas de una tierra y un clima privilegiados, y a la vez la libertad, como la de, por ejemplo, plantar «sirah» (en el origen de su Pago Garduña), alejada de la rigidez que marca el Consejo Regulador de la D.O. Ribera del Duero. También, y como característica general, una mayor libertad a la hora de sacar el máximo provecho de sus «vinos de pago», sin duda el gran legado del enólogo Pascal Delbeck y que ahora prosigue Ángel Anocíbar.

    A la cebeza de éstas bodegas se encuentra una marca que en apenas quince años ya ha conseguido reconocimientos como el de colocar su Abadía Retuerta Selección Especial 2001 como el Mejor Vino Tinto del Mundo en el Wine Challenge de Londres de 2005.
    En la década de los 70 los antiguos propietarios arrancaron las últimas viñas y tras amplios estudios geológicos se inició la replantación. Desde 1996, fecha de creación de la bodega, hasta la actualidad, se producen vinos diferenciados no sólo por los procesos de elaboración, sino sobre todo por las características de las uvas de los diferentes pagos, determinando la calidad de las distintas parcelas y adaptar las vinificaciones, para la producción de vinos de máxima calidad.

    La bodega, construída en 1996, cuenta entre sus principales innovaciones destaca el uso de la gravedad para todos y cada uno de los procesos de vinificación y la disponibilidad de una gran cantidad de depósitos de acero inoxidable, donde se elaboran por separado los vinos de uvas procedentes de las distintas parcelas. A pesar de tratarse de una de las bodegas más modernas de Europa, ha sabido aunar el progreso, con las técnicas de elaboración y crianza más ancestrales.

    Los vinos de Abadía Retuerta son productos de la denominada vinificación por pagos. Se controlan por separado de las uvas de cada una de las 54 parcelas en que se encuentra dividida la viña. Durante la vendimia la cosecha de cada parcela se vinifica individualmente, obteniéndose vinos con características muy diferentes que expresan las particulares cualidades de cada parte de la viña, de cada terruño.

    Enoturismo: Una Abadía cinco estrellas

    En la finca de Sardón de Duero (700 hectáreas) se han embarcado ahora en la recuperación para uso hotelero de la soberbia abadía del siglo XII que domina el terreno, un proyecto que bajo el nombre de «Le Domaine» quiere convertirse en pocos meses en destino del lujo más exclusivo, algo así como una abadía cinco estrellas. Sin dejar de apostar de forma decidada por conseguir aklguna de esas estrellas para su restaurante.

    Se ha realizado un depuradísimo trabajo arquitectónico que está descubriendo para la provincia un soberbio conjunto, cuya antigua iglesia -ahora reservada para eventos- fue durante décadas almacén y granero, o cuyo refectorio escondía bajo los encalados soberbios frescos ahora por fin expuestos. De manera sucesiva, el estilo románico del cabecero de la iglesia da paso al gótico septentrional de obras posteriores, todo un catálogo de arquitectura ahora puesto al servicio de la comodidad de los huéspedes.

    El hotel -que durante estas semanas concluye su restauración- pretende más bien fundirse con la vieja abadía de trazas románicas antes que ocuparla; así, el proyecto parte del respeto escrupuloso de los espacios originales, de modo que las 22 habitaciones -pocos huéspedes, grandes espacios: 40 metros cuadrados las sencillas, 100 las suites- se ubican en la antigua hospedería, el restaurante en el refectorio donde los monjes se reunían para comer, la cocina en las mismas dependencias de antaño y la vieja bodega se reserva ahora para zona de cata.

    Posted by Glen Scott @ 9:22

    Tags: , , , , , ,

Suscríbete

Síguenos en …