• ene 19 2010

    La explicación del por qué existe un interés en “ganar altura” es facilmente explicable y se debe a razónes técnicas y logicas respecto al cultivo y al proceso de vinificación. El principal beneficio que aporta la altura es un cierto efecto “refrescante” que contribuye a incrementar notablemente los índices de acidez y que se consigue gracias a las caídas térmicas nocturnas. Durante el día, por la cercanía del sol, la radiación (rayos UVA) es mayor, lo que ayuda a realizar mejor la fotosíntesis y a aumentar la coloración de los granos de uva. Además, con temperaturas diurnas que oscilan entre los 25 y 31º C no hay problema para alcanzar un grado alcohólico adecuado. El resultado teórico son vinos mucho más concentrados, de intenso color, acidez, alcohol, aromas y gran sabor. Estas, son algunas de las cualidades que destacan a los vinos de altura, aquellos producidos por encima de los 1.000 metros sobre el nivel del mar. No existem muchos lugares en el mundo que puedan producirlos, apenas algunas zonas de Italia (el Valle d’Aosta), Estados Unidos (Colorado, Oregon y Washington), Argentina, Chile, Bolivia (han empezado recientemente con incipientes producciones) y España (islas Canarias).

    Los paises que carecen de estas alturas, la mayoría, sencillamente no las necesitan. No es lo mismo cultivar a 2.000 metros en Argentina que hacerlo en Francia. La altitud, la calidez y la sequedad climatológica permite, en Argentina, elaborar vinos con estructura y potencia aromática.

    En Burdeos, por ejemplo, los viñedos se encuentran prácticamente al nivel del mar y en cambio se obtienen vinos perfectamente equilibrados, con gran color, aromas impactantes y perfecto equilibrio alcohol-acidez.

    Para obtener vinos con semeejantes características organolépticas, en una latitud inferior, como por ejemplo en Rioja, necesitamos “ganar altura” e irnos hasta los 400 metros; y si seguimos bajando hacia la Ribera del Duero, tendremos que incrementar la altura hasta alcanzar los 700-800 metros. Ribera del Duero se ha hecho renombre gracias a sus tintos potentes y concentrados. Entre otras cosas, debido a las importantes diferencias térmicas día-noche que propician una madurez lenta y progresiva de la uva; durante el día se va ganando grado; durante la noche, el frescor permite mantener altos los índices de acidez. La situación de los viñedos, no es un capricho o extravagancia, es el simple resultado de conjugar latitud y altitud con condiciones climatológicas favorables.

    Algunos ejemplos

    • Islas Canarias (España), los viñedos, incluso en una exstensión pequeña existen grandes diferencias de altitud. Las condiciones climatológiacas, con un riguroso secano, la altitud (1.500 metros)es el mayor factor de calidad. Se obtienen vinos frescos, vivos y de aromas más intensos.
    • Salta (Argentina), a alturas máximas de 1.700 metros, con pistas forestales para acceder a estos viñedos, lo que dificulta su cultivo.
    • Valle d’Aosta (Italia), la orografía dificulta notablemente el cultivo, con viñedos ordenados en terrazas.
    • Viñedos nepalíes y de Bután, a 2.750 metros de altitud.

    Posted by Glen Scott @ 10:06

    Tags: , , , , , ,

Suscríbete

Síguenos en …