• feb 03 2010

    Es una evidencia, nuestros vinos blancos no son conocidos. No son conocidos en su acepción más profunda, las variedades de uva blanca llevan mucho tiempo fuera de juego. Sencillamente no están de moda ya que durante mucho tiempo se han plantado y elevado a los cielos variedades foráneas.

    Pero no todo está perdido, ya que existen iniciativas que van encaminadas a cambiar esta situación. Recientemente tuvo lugar la presentación del vino Nuat de la bodega Abadal a base de la recuperada magnífica variedad Picapoll. En Torroja del Priorat los vinos que producen las bodegas Terroir al Límit (propiedad de un alemán y un surafricano) y Trio Infernal (de 3 franceses), a base de Garnacha y Cariñena.

    Resulta paradójico que estos extranjeros han entendido que es preferible hacer vinos con sabor local, mientras que algunos españoles del Priorat siguen utilizando variedades francesas como la chardonnay o la sauvignon, para afrancesarlos.

    En la DO Penedés está intentando promocionar el cultivo y elaboración de monovarietales de la Xarel.lo.

    Todavía hay esperanza porque el mercado entiende y demanda vinos originales, vinos de nuestras variedades autóctonas. Pero recientemente, la Embajada española en Washington difundió un interesante estudio sobre la pobre situación del vino español en EE UU. Es preocupante que en el país que no tardará en ser el de mayor consumo de vino del mundo, de los 95 millones de cajas que importaron, 28,5 fueron de vinos italianos, 22,5 australianos, 14 de Francia, 7,3 de Argentina, 6,6 de Chile y solo 5,4 de España… Importan más vino blanco de la variedad italiana Pinot Grigio que de Chardonnay. ¿Por qué no de Albariño, Garnacha Blanca, Godello, Picapoll, Verdejo, Xarel.lo, etc.? No hay ninguna variedad española que sea conocida (porque España promociona el Chardonnay y el Cabernet). De los 100 vinos más vendidos 14 son italianos, 10 australianos, 3 franceses, 3 chilenos y el único español es el Cava Freixenet, tal como sucedía ya en 1985, hecho con variedades autóctonas.

    Esto es bastante deprimente para España, el país que primero dispuso de viña de todo el mundo, pero que no supo inventar el vino y ahora no sabe exportar. Seguramente tendremos que reinventarnos para venderlos y promocionar exclusivamente vinos con personalidad propia, los que se hacen con nuestras variedades, las apropiadas para nuestras Regiones Térmicas. El INI, que es el ICEX italiano, sólo promociona vinos de variedades italianas. En cambio el ICEX, promociona todo tipo de variedades de bodegas españolas, sin duda una sutil defierencia.

    Posted by Fabian @ 10:12

    Tags: , , , , , ,

Suscríbete

Síguenos en …