• feb 18 2010

    Reconocido mundialmente, el scotch (whisky escocés) domina el mercado del whisky y lleva consigo gran parte de la historia y la cultura de Escocia, pues es su bebida insignia. Sus diferentes tipos (maltas y blends) son el resultado de la diversidad climática y geográfica de sus regiones productoras por excelencia: Highlands (fuertes), Lowlands (suaves), Isley (ahumadas y saladas) y Speyside (ahumadas). Su inmejorable calidad y características especiales residen, según los escoceses, en tres pilares esenciales: el agua dulce, pura y mineral, de altísima calidad; la utilización de turba durante el proceso de secado-malteado de la cebada, que le da al scotch su particular aroma y sabor ahumado y la experiencia, tradición y dominio de la técnica de la doble destilación.Hay quienes aseveran que San Patricio, patrono de Irlanda, llevó desde ese país a Escocia, además del cristianismo, los secretos de la destilación, aunque fueron los árabes los que descubrieron este sutil arte que luego, Mahoma mediante, aplicarían solamente a la perfumería.

    Pero lo fundamental es decir que el irish whiskey tiene un estilo que lo diferencia del scotch. Es de altísima calidad, apreciado por paladares sofisticados que prefieren su inconfundible suavidad, producto de su triple destilación, de la ausencia de turba durante el proceso de secado-malteado, de la mezcla de cereales malteados y sin maltear en el momento de su elaboración.

    Estados Unidos, como hijo predilecto de esas culturas, produce whiskey y bourbon. Todos los bourbon son whiskeys americanos, pero no todos los whiskeys americanos son bourbon. Como en la denominación de origen de los vinos, los bourbon son los que se elaboran en Kentucky, con un 51 % de maíz más otros cereales, y se añejan por un mínimo de dos años en barriles nuevos de roble blanco americano chamuscados en su interior, lo que otorga taninos a la bebida en su proceso final. De ahí su intenso color ámbar rojizo, sus aromas profundos y dulces del maíz; su carácter es robusto y se presenta untuoso en boca. Los Tennessee whiskeys son más ligeros que los bourbon; un filtrado a través de cartón, previo al embotellado, les confiere una particular suavidad.

    Los whiskies pueden ser Pure Malt (de malta pura); Single Malt (de malta pura de un solo grano); Single Grain (de un solo grano) y Blend (equivale al assemblage de los vinos en manos del maestro de cada destilería). La graduación standard oscila entre los 40° y los 43°, pero dentro de la denominación Very Rare hay algunos de hasta 56°.

    Posted by Glen Scott @ 8:36

    Tags: , , , ,

Suscríbete

Síguenos en …