• feb 22 2010

    Tono morado y color intenso en apariencia y de acidez media, seco, equilibrado y con un punto amargo en la boca. Así es el vino tinto joven de Rioja Alavesa, según ha explicado Iñaki Etaio, investigador de la Facultad de Farmacia, en su tesis doctoral. Mediante dicha investigación, Etaio ha efectuado la descripción sensorial de este tipo de vino, a la vez que ha definido las pautas a seguir a partir de ahora para su evaluación.

    Los vinos de la Rioja Alavesa son de muy buena calidad y conocidos en todo el mundo, pero hasta ahora nadie había organizado un panel de expertos previamente entrenados para definir su descripción sensorial científica. Etaio ha desbrozado el camino con su tesis doctoral Análisis sensorial del vino tinto joven de Rioja Alavesa: descripción y evaluación de la calidad. Por una parte, ha hecho una descripción sensorial, definiendo las características diferenciales de este tipo de vino; por otra, ha desarrollado un método para evaluar la calidad organoléptica (sabor, aroma, color…) del vino en cuestión.

    Nueve meses en busca de distintivos

    Para hacer la descripción sensorial, un panel formado por 14 catadores previamente entrenados evaluó 19 vinos de 12 bodegas. La investigación duró nueve meses, periodo en el que los vinos fueron evaluados en cuatro etapas diferentes y catados tres veces en cada una de ellas, sumando 40 sesiones en total.

    Etaio ha concluido que las características que más diferencian el vino tinto joven de Rioja Alavesa de todos los demás son su apariencia y la sensación que deja en la boca. Llama especialmente la atención el tono morado y la alta intensidad del color de este vino, así como su grado medio de acidez, sequedad, balance, cuerpo, persistencia global de su sabor y un punto de amargura. Su aroma y sabor, en cambio, no son tan intensos ni característicos. Sin embargo, en cuanto al aroma se refiere, los vestigios de moras, bayas rojas y varios árboles frutales son dignos de mención. Entre todos los apartados es el sabor el que tiene menos distintivos, entre los que cabe mencionar la presencia de aromas alcohólicos y herbales.

    Por otra parte, el desarrollo sensorial del vino tinto joven de Rioja Alavesa se produce sobre todo durante los seis primeros meses que pasa embotellado. Durante dicho período, el aroma frutal, sabor, cuerpo, equilibrio, tono morado e intensidad del color aumentan, mientras que el aroma y sabor del alcohol y la sequedad disminuyen, lo que resalta las características propias del vino.

    El equilibrio, imprescindible para medir la calidad

    Etaio también ha desarrollado, en esta tesis doctoral, un método para evaluar la calidad organoléptica de los vinos, método que podrá ser utilizado en el futuro por un panel de expertos previamente entrenados. Doce expertos (enólogos, dueños de bodegas y gastrónomos) participaron en el desarrollo del citado método, y se necesitaron 15 sesiones de debate.

    Según ha concluido este investigador en su tesis, para medir la calidad organoléptica del vino tinto joven de Rioja Alavesa hay que tomar en cuenta ocho parámetros: el equilibrio-cuerpo (mayor importancia), la complejidad del aroma, la complejidad del sabor, la intensidad del aroma, la intensidad del sabor, la persistencia global del sabor, el tono del color y la intensidad del color (menor importancia). Este método fue aprobado por la ENAC (Entidad Nacional de Acreditación) en febrero del 2008.

    Posted by Fabian @ 16:40

    Tags: , ,

Suscríbete

Síguenos en …