• abr 19 2010

    El uso de hierbas y flores comestibles en la gastronomía cada día está más extendido. No sólo dan colorido a las ensaladas, sino que las hacen más saludables.

    Podemos escoger entre los sabores más fuertes y más suaves de las hojas de angélica, anís, melisa, albahaca, bergamota, alcaravea, comino de los prados, perifollo, cebollitas, diente de león, bisopo, malvarisco, variedades de menta, rúcula, acedera, etc.

    Podemos adornar con flores: bergamota, caléntula, micromeria, mastuerzo, capuchina, romero, salvia, tomillo y violetas.

    No es que la presencia de las flores en la cocina sea una novedad, pero quizás por ese sentimiento que despierta la primavera luego de un muy frío invierno, nuestro platos también florecen esta temporada.

    Las flores usadas en nuestra mesa tienen dos ventajas muy evidentes: por un lado los pétalos de las flores son coloridos y salpican de tonos no convencionales nuestros platos; por otro lado su aroma (y su sabor) pueden ser considerados como exóticos por salirse de aquello a lo que estamos acostumbrados.

    ¿Qué flores se pueden usar en la cocina?

    En la repostería española están presentes los pétalos de rosa o el agua de azahar. Muchas veces la influencia de la cocina árabe ha popularizado el uso de otros aromas y flores.

    En general se usan pétalos de rosa, violetas, lavanda, caléndulas, y también pensamientos.

    Pero, quizás no os hayáis dado cuenta, seguramente en vuestra cocina ya están presente algunos ingredientes que provienen de flores. Este es el caso de la vainilla y el azafrán.

    ¿Cómo se usan las flores para cocinar?

    Dependiendo de la receta se pueden usar los pétalos frescos (lo mejor es recogerlos por la mañana y hay que tener en cuenta que aquellas flores con las que se vaya a cocinar, no pueden ser tratadas con insecticidas.) o secos.

    En general se usan frescos en ensaladas y postres, porque su textura y color se mantienen. Pero si queréis destacar el sabor y el aroma de la flor lo mejor es usarlos secos.

    Con los pétalos de flores se pueden hacer infusiones, aromatizar bebidas y saborizar azúcar. Las opciones son inmensas y esta es una excelente oportunidad de darle un toque verdaderamente diferente a nuestra cocina.

    Posted by Carmentxu Idiazabal @ 16:09

    Tags: , ,

Suscríbete

Síguenos en …