• abr 21 2010

    El vino español debe seguir superando obstáculos. A pesar de que nuestro país es el segundo productor todavía está muy lejos de tener una importante presencia internacional: juega en una liga muy diferente a la de los caldos franceses. Prueba de ello es su escasa presencia en las grandes subastas, una tendencia en auge. Como muestra del escaso interés que suscita, la subasta de vinos que celebrará en Sotheby’s el próximo 21 de abril solo contará con la presencia de los de Vega Sicilia.

    Precisamente hace pocas semanas, Pablo Álvarez, consejero delegado de esas afamadas bodegas de Ribera del Duero, aseguraba que echaba en falta vinos españoles al estilo de los Rioja en subastas internacionales. “Es bueno (que los Vega Sicilia tripliquen su precio de salida, como ocurrió en otra subasta en Nueva York) pero no tiene sentido que eso sólo le pase a un vino español”, dijo Álvarez.

    “La Rioja es la zona más importante de España, con diferencia, la más histórica y la que más tiempo lleva elaborando grandes vinos, por tanto, tendría que tener una docena de bodegas entre las grandes bodegas del mundo y sus vinos tendrían que estar cotizados en las subastas”, dijo el bodeguero. Para Álvarez, “incluso los vinos del Priorat”, que es una región más joven, tendrían que estar presentes en las pujas.

    Las subastas, un ‘mazazo’ a las falsificaciones

    Para el coleccionista de vino el gran campo de acción son las subastas, sobre todo por el hecho de que las falsificaciones están cada vez más a la orden del día. Vinos que se acabaron hace tiempo, siguen apareciendo milagrosamente en el mercado. Además, cada vez resulta más difícil detectar la trampa, pues tras esa botella customizada para la ocasión se esconde un buen vino… pero más joven y barato. Por todo ello no es de extrañar que las grandes empresas de la maza tengan en sus filas a muy reputados especialistas en el mundo de los caldos. Serena Sutcliffe es un ejemplo destacable. Ella es la responsable del potente departamento de vinos de Sotheby’s y por tanto está detrás de la organización de la venta del próximo miércoles, en la que reinarán Burdeos, Borgoña y Champaña.

    Curiosamente, algunas de las botellas de la única representante española incluidas en la subasta pertenecen a cosechas que fueron malas en esas áreas vinícolas francesas, como las de 1968 y 1974, pero que resultaron “sorprendentemente buenas” para los Vega Sicilia. Por ello, la estrella de la subasta será un lote compuesto por doce botellas de Único de la cosecha de 1974 que se estima podrían llegar a alcanzar las 8.000 libras (9.122 euros).

    Visto lo visto, poco se puede hacer para estar a la altura de unos caldos y un estilo de hacer vino que tiene más en cuenta opiniones como la de Robert Parker (Ver Cuando Parker habla, sube el vino) que su verdadera calidad. Solo hay que acordarse del famoso Juicio de París de 1976, una gran cata a ciegas con jueces franceses en la que se puntuaron mejor los vinos californianos en cada una de las categorías que los galos. También es evidente un hecho que muchos expertos en marketing tienen claro y así se lo han hecho ver a varios bodegueros consultados: los vinos se venden muy mal. No saben crear imagen de marca, optando por nombres muy difíciles de recordar.

    Nuevos mercados a tener en cuenta

    Como en tantos otros ámbitos de la economía, hay que mirar a China y al creciente auge de su consumo. Se estima que dentro de tres años consumirán 1.260 millones de botellas de vino, lo que podría convertir al gigante asiático en el séptimo gran consumidor de esta bebida. Según Robert Beynat, director ejecutivo de Vinexpo Asia-Pacífico, que se celebrará del 25 al 27 de mayo en Hong Kong, “Asia, y especialmente China e India, se ha convertido en un mercado clave de crecimiento para el sector del vino y los alcoholes mundial”. Medidas como la que tomó el Gobierno de Hong Kong en 2008 de suprimir los impuestos sobre el vino han ayudado a aumentar el interés por los caldos, aunque lo cierto es que los números siguen sin engañar: una de cada tres botellas de vino que se consume es francés.

    Hay motivos para la esperanza. Internet ha conseguido que los vinos españoles tengan cada vez más espacio en las subastas online y, tal como subrayan muchos expertos del sector, nunca se han hecho tan buenos vinos en nuestro país. Es, sin duda, el momento de subirse a un tren que otros países hace tiempo cogieron y así conseguir el mazazo definitivo.

    Vía El Confidencial

    Posted by Manu @ 9:54

    Tags: , , , , ,

Suscríbete

Síguenos en …