• may 16 2010

    Algunos dicen que una sangría es la perversión del vino, que sólo vino malo debe ser utilizado para un cóctel de éste tipo. ¿Como puede ser utilizado algo que se ha cuidado y mimado para que ofrezca un terrior característico y una variedad de aromas y sabores determinados?, ¿Es el final triste para un vino?, ¿Puede aportar un vino determinado algo a un cóctel de vino o sangría?

    Me ha costado realmente decidir si podía, debía y/o quería escribir estos dos artículos. Algo, sin duda, que va en contra de muchos sabaritas y gourmet, pero como de todo tiene la viña del señor…

    No estoy realmente seguro si los cócteles de vino tienen o deben tener la categoría de cóctel. Pero lo que si tienen las recetas de estas dos entregas es que son divertidas e ideales para una jornada de verano. El Bellini es probablemente el cóctel de vino más famoso, aunque la sangría puede luchar por el mismo honor. El uno o el otro puedes ser cócteles de vino sencillos, frescos y encantadores.

    Intentaré mediar entre lo que ofrece un vino y la opinión de que para un cóctel de éste tipo, lo mejor es un vino malo. Ésto último, lo he oído miles de veces y si hago caso a mi experiencia me dice que justo es lo contrario, para ofrecer cosas buenas los componentes deben ser de buena calidad, en este caso ‘la calidad de los componentes altera el resultado’. Parecen sencillos y fáciles en su ejecución, pero al final los ingrediente marcan el resultado de todo producto.

    Sangría de Vino Tinto

    Un vino tinto ligero de taninos, con una acidez suave y muy fresco es el tinto perfecto para una sangría. Un Rioja podría ser la solución. Si lo que desea es más fruta, la opción sería una garnacha joven.

    Para obtener mejores resultados, lo mejor es dejar reposar unas horas la fruta, el vino y el azúcar. Ello, le permitirá que los sabores se integren y el vino extraiga a la fruta toda su riqueza aromática. En el momento de servir añadir el Brandy.

    Ingredientes

    Para cada botella de vino:

    • 2 naranjas medias, lavadas, partidas por la mitad y finamente cortadas
    • 1 melocotón grande o aún mejor 2 nectarinas
    • 1 tazón de fresas lavadas y troceadas
    • 1 lima pelada y troceada

    Sangría de Vino Blanco

    La mejor opción es un vino blanco, seco, fresco y con una buena acidez, mi primer pensamiento es un Chenin Blanc, el cual ayudará a construir una elegante bebida. Como que la variedad chenin nos aportará algunas notas de fruta tropicales, trabajaremos con ellas y buscaremos fruta que complementen éstas notas.

    Para cada botella de vino:

    • 1 naranja media, lavada, partida por la mitad y finamente cortada
    • 1 melocotón grande o aún mejor 2 nectarinas, mango lavado, picado y troceado.
    • 1 mango, pelado, sin semillas y troceado
    • 1 kiwi pelado y troceado

    Mezcla éstos ingredientes es un bol de cristal o plástico (debido a la acidez) y dejarlos reposar en la nevera durante la noche.

    Pruebe la sangría justo antes de servirla y rectifique de azúcar si lo requiere.

    Posted by Manu @ 10:52

    Tags: , , , , ,

Suscríbete

Síguenos en …