• jun 04 2010

    En pleno corazón de la Ribera del Duero se sitúa el Pago de los Capellanes, situado a un kilómetro escaso de Pedrosa de Duero, pueblo burgalés en el que se vendimian algunas de las mejores uvas de toda la Ribera. En sus orígenes, en la finca apenas si había unos miles de cepas, en la tradicional forma de vaso.

    El matrimonio Rodero – Villa, rodeados de un excepcional equipo, y apostando por una forma muy particular de concebir el vino, ha logrado que hoy en día el Pago de los Capellanes supere las cien hectáreas de viñedo propio, en espaldera, que rodean la bodega, conjugando variedades como la tempranillo o tinto fino, la cabernet, y la merlot, y haciendo posible cumplir un sueño que se remonta a 1980.

    La producción reducida permite el estricto control de la calidad final del producto, así como el seguimiento personal de todas las partidas embotelladas. En los viñedos de la bodega solamente permitimos 5.000 kg de uva por hectárea, por debajo de los 7.000 permitidos por el Consejo Regulador de la Ribera del Duero, un claro ejemplo de la apuesta por la calidad de nuestra materia prima.

    Se inicia la vendimia a primeros de octubre comenzando con las parcelas más maduras. A la entrada de la uva en la bodega, se tratan por separado las dos variedades Tinto Fino 90%, Cabernet Sauvignon 10%, se siembran los depósitos con levadura autóctona (pie de cuba) y se inicia la fermentación alcohólica.

    Durante el encubado, 30 días, se realizan montados y bazuqueos diarios controlando densidad, temperatura y evolución de la población de levaduras. Al término de esta fermentación, se sangran los depósitos y se llevan a maloláctica. El inicio de la fermentación maloláctica se realiza sin adición de bacterias y se controla la temperatura a 20º C durante un periodo de 22 días, controlando los índices de ácido málico y ácido láctico. Cuando el ácido málico está por debajo de 0,1 g/l se hace el trasiego separando las lías y sin filtrar ni clarificar ni pasar por frío se lleva directamente el vino a barricas. Durante doce meses el vino reposa en barricas nuevas y seminuevas (nunca mayores o más viejas de tres años) de Roble Francés y al cabo de este periodo, se lleva a depósito para homogeneizar, únicamente se filtra por placas (de poro abierto) y se embotella. El Crianza reposa durante doce meses en botella antes de salir al mercado Bodega: Bodegas Pago de los Capellanes

    • D.O.: Ribera del Duero
    • Tipo: Vino Tinto Crianza
    • Zona: Valladolid/España
    • Añada: 2007
    • Grado Alcohólico: 13,5°
    • Variedades: Tempranillo (90%) y Cabernet Sauvignon (10%).

    Nota de Cata:

    Vista: Color guinda muy intenso brillante, con ribetes cardenalicios: Nariz: En la nariz es muy franco con un buen equilibrio fruta-madera, en el que se funden los tonos lácticos y de vainilla con fruta bien madura, frutos negros y del bosque. Sobresalen notas de cuero y regaliz propias del ensamblaje del Roble Francés con los aromas varietales. Boca: El paso de boca es suave, pero llenando el paladar de equilibrados sabores (en los que se repiten las sensaciones nasales) y percibiéndose también unos taninos finos que contribuirán a alargar su vida, para acabar con un final de boca y un postgusto largos y muy elegantes.

    Maridaje:

    Acompaña muy bien con todo tipo de aves, pato, pavo, aves de caza, carnes rojas, jabalí, cerdo.

    Observaciones:

    Servicio entre 16-18ºC

    Posted by Etienne @ 15:34

    Tags: , , ,

Suscríbete

Síguenos en …