• sep 27 2011

    Viñedos de cultivo orgánico

    Viñedos de cultivo orgánico

    Primero empecemos por el concepto de Vino Orgánico: Es una forma de entender la vid, en un proceso que se divide como entendemos la vid y en la propia elaboración del vino. Aparentemente, si hablamos de análisis sensorial, al catar un vino orgánico es poco probable que percibamos diferencias en cuanto al gusto, el aroma o alguna otra característica. Pero lo que también es cierto es que, al menos en experiencia, en las catas que he realizado (¡¡reconozco que son pocas!!) es que tanto en las vides cultivadas orgánicamente, como en los vinos producidos orgánicamente tienden a tener menos fruta confitada y varios de los elementos terrosos y notas en boca que aprecio en el vino. Aunque esto no es más una aventurada opinión, y seguramente desacertada observación por mi parte.

    El cultivo y producción del vino orgánico es más puro, y no están permitido el uso de fertilizantes químicos, lo cual sin duda es de agradecer tanto por el medio ambiente como las personas que lo consumen.

    Si nos ceñimos a su cultivo, etapa en la cual se utilizan pesticidas y fertilizantes químicos para maximizar la producción, reducir las plagas y otras enfermedades de las plantas, en la cultura orgánica las vides son cultivadas de forma tradicional, evitando, por supuesto de todo producto químico. El laboreo de las viñas es manual, trabajando tanto el suelo como las propia vid. El terruño es abonado con estiércol o compost orgánico y el suelo se protege con coberturas vegetales que entran en armonía con el terruño aportando mayor riqueza bioquímica al mismo.

    Cuando pasamos a la elaboración propiamente dicha del vino, son pocas las diferencias entre la elaboración tradicional o comercial y la vinificación orgánica. Donde más énfasis se pone es en la selección de las levaduras, las verdaderas hacedoras del milagro de la vinificación. Es importantísimo cuidar el uso de levaduras autóctonas o seleccionadas (carentes de modificaciones genéticas), el empleo de frío en la fermentación para controlar y preservar la acción de las levaduras, la clarificación mediante proteínas naturales o bentonitas, la filtración con tierras filtrantes y el empleo restringido de dióxido de azufre (hasta 80 mg de dióxido de azufre en la elaboración de vinos rosados y blancos y hasta un 70 mg en vinos tintos), son algunas de las características fundamentales de la elaboración de vino orgánico.

    Posted by Glen Scott @ 9:12

    Tags: , , , ,

Suscríbete

Síguenos en …