• ene 08 2013

    Cerveza Gruit

    Cerveza Gruit

    Perdida en los tiempos la receta de la Cerveza de Gruit ha sido recuperada, El Gruit era lo que hacía diferentes a las cervezas unas de otras, hoy podemos decir que se ha recuperado para el deleite de nuestros paladares. gracias a la labor de Annick de Splenter.

    Annick de Splenter es el alma mater de GRUUT GENTSE STADSBROUWERIJ. Hija de Ivan de Splenter, maestro cervecero que creo las cervezas Dentergem witbier, Lucifer, Liefmans y Straffee Hendrik, algunas de las cuales gozan hoy en dia de una contrastada calidad, a pesar que Ivan ya no es el propietario. Y por parte de su madre, Diane, también conoció este mundo ya que su familia elaboraba la desaparecida cerveza Yango Pale Ale.

    Annick quería elaborar cervezas tal como se elaboraban en la edad media y antes de la introducción del lúpulo. No ha sido una tarea fácil. Han sido cinco los años de laboriosa investigación, de numerosas pruebas erróneas, de muchas fermentaciones fallidas. De multitud de ensayos hasta llegar a conseguir estas excelentes ales belgas. Una tarea delicada en la que la mezcla de hierbas debe conseguir una buena estabilidad de la espuma aparte de sabor y color, unidos a las propiedades antioxidantes. Al final resulta una cerveza no filtrada con todos sus sabores y aromas naturales.

    Annik funda en el 2009 su cervecería GRUUT GENTSE STADSBROUWERIJ. Adquiriendo un edificio que fue un antiguo molino y que mas tarde albergó un famoso restaurante de la clase burguesa desde el siglo XIV. Este edificio ahora remodelado esta formado por un bar y restaurante además de la zona de elaboración de cervezas , donde se puede ver el proceso de elaboración manual, completamente artesanal de la cerveza ante nuestros ojos. Al entrar en el local nos impacta la maquinaria de cocción y el olor a maltas y a cerveza del ambiente. También observamos los tanques de fermentación y maduración de donde la cerveza ya madurada se retira directamente al barril y se inserta en el grifo para su uso.

    Un poco de Historia: El Gruit

    El sabor de la cerveza que se elaboraba en Europa, durante la Edad Media, era diferente al que conocemos hoy en día. Se utilizaban cereales como en la actualidad, tales como la cebada, el trigo, la avena y el centeno, pero un ingrediente secreto transformaba su sabor: el Gruit.

    El Gruit, era una mezcla de plantas secas (artemisa, milenrama, hiedra terrestre, marrubio, brezo) en polvo y mezcladas con resina de pino. Algunos productores de cerveza variaban estas hierbas y empleaban; bayas de enebro, comino, jengibre, beleño negro, anís, nuez moscada, canela… Todos estos ingredientes servían para aromatizar y conservar la cerveza. Los ingredientes del Gruit se mantenían en secreto. La elaboración de esta bebida era una tarea femenina y se realizaba en el núcleo familiar. Las recetas y conocimientos pasaban de generación en generación.

    En poco tiempo, los monasterios, se convirtieron en los mejores elaboradores de cerveza. Llevando a cabo los primeros procesos para que la cerveza evolucionase de un nivel domestico a una elaboración artesanal especializada. Conjuntamente con los monasterios, el poder feudal también inicia la elaboración de cerveza, ya que posee de infraestructuras propias, como son los molinos, panaderías, almacenes, etc. Ya en plena Baja Edad Media y con el surgimiento de ciudades importantes y de su prospera clase burguesa, la pugna por la fabricación de cerveza empieza a cuestionarse. Y a medida que estas ciudades se tornan el eje principal de crecimiento europeo, la producción de cerveza cobra en ellas dimensiones considerables.

    Ligada a esta bebida y en plena edad media nace la figura del Gruitier: la persona encargada de realizar las mezclas y la que tenía los conocimientos sobre los botánicos en general. La composición de las mezclas era un secreto muy bien guardado y estas personas eran muy importantes y gozaban de grandes privilegios, llegando a tener guardia propia y vivir en casas muy lujosas. Algunos estaban a las órdenes de los señores feudales, pero ya en las ciudades y con un comercio más abierto llegaron a ser gente muy rica y poderosa. A finales de la edad media ya se había abandonado el uso del Gruit en gran parte de Europa, no sin pasar primero por un largo periodo de depuración en el que las propiedades del lúpulo daban una mayor estabilidad a la cerveza.

    Información Relacionada

    Posted by Manu @ 10:11

    Tags: , , , , ,

Suscríbete

Síguenos en …