• ene 14 2014

    Cuerpo del Vino

    Cuerpo del Vino

    Cuando hablamos de cuerpo de un vino, nos referimos a una sensación de consistencia del producto catado en boca. Es una cualidad apreciada en los grandes vinos y otros productos como destilados. Pero como esta serie de post se refieren al vino, al el nos referiremos.

    Al hablar de cuerpo, por fuerza nos tenemos que referir, como si un cuerpo humano se tratase al esqueleto, a la estructura que soporta a ese vino, la calidad y cantidad de estructura vendrá determinada por las sensaciones que nos provoque en boca, es decir, por la cantidad y calidad de las sensaciones tánicas y amargantes que nos provoquen a su paso por boca ello se produce esencialmente por un  efecto acumulativo de la fruta, los taninos y el alcohol en el vino.

    Como he dicho, hablar de cuerpo, es necesario de hablar de esqueleto, de estructura que en su conjunto en su paso por boca no sea demasiado huesudo o con aristas, que nos llene la boca en toda su amplitud, por lo que tendrá que estar suavizado por la carnosidad que le servirá de relleno y nos proporcionará sensaciones menos ásperas, más confortables y suavizadas.

     Esta carne, puede tener cualidades más musculadas cuando hablamos de un vino concentrado e intenso en boca o más grasoso, cuando, por efecto de la glicerina y azúcares, nos proporcionan mayor untuosidad. Por ello, llamamos:

    • Aguado: es un vino muy débil en alcohol, color, acidez y cuerpo.
    • Delgado:  es un vino que presenta defecto de carne.
    • Austero: es el vino que si bien con algunos es delgado pero con unos “kilos de más” sería más atractivo, el cual es Carnoso y no tiene desperdicio, aunque un poco justo.
    • Untuoso: es un vino equilibrado que nos hace vivir el placer de la carne.
    • Fuerte: es un vino con caracteres de alcohol y cuerpo muy marcados.
    • Denso: al vino espeso, de mucho cuerpo y estructura
    • Graso:  es un vino al que le pierde demasiada grasa. 

    Aunque la chispa de un vino la aporta el nervio, un vino con cuerpo y sin nervio es como una estructura plana, que nos transmite poco. En este caso, ese nervio lo aporta la acidez, que le proporcionará carácter y garra en boca. La acidez aportará al vino sensaciones necesarias tales como la frescura y vivacidad en boca. Por supuesto, un exceso de acidez le convertirá en un vino agresivo.

    Información relacionada

    Posted by Fabian @ 12:03

    Tags: , , , , ,

Suscríbete

Síguenos en …