• nov 17 2009


    El descubrimiento de la relación que la madera tiene con el vino fue fruto de la casualidad. En un principio, la primera se utilizaba para transportar al segundo, esta primera relación enseguida puso de manifiesto una interacción mucho más compleja entre ambos elementos, el paso por madera otorga al vino unas características diferenciadoras, amén de una mayor capacidad de longevidad en óptimas condiciones. Estos dos factores son los principales beneficiados de la asociación vino-madera.

    El vino conservado en barrica de madera mantiene mejor sus características a lo largo de los años gracias a un complejo proceso denominado polimerización de taninos, mediante el cual, básicamente, la madera permite un moderado contacto del vino con el oxígeno, lo que garantiza que diversos componentes del vino (principalmente taninos y antocianos) mantengan cierta estabilidad evitando su precipitado, lo que acarrearía una importante merma de cualidades.

    Las cualidades organolépticas del vino también se ven alteradas por la interacción con la madera. A la vista, el vino tiene tendencia a perder su vivacidad, la juventud que denotan sus colores más vívidos se tornan en apagados con el paso en madera, en nariz, el vino se beneficia de los complejos matices que aporta la barrica, enriqueciéndose con aromas de origen vegetal, propios de la madera y los aportados por el tostado de la barrica. En la boca el vino envejecido en barrica gana en estructura, en volumen y en longitud. Como se puede ver, todo un beneficio.
    Leer más…

    Tags: , , , ,

Suscríbete

Síguenos en …