• ene 23 2010


    La ciudad sabe a vino y nostalgia. Al caminar por sus calles empinadas se percibe el aroma del pasado, impregnado en casas antiguas con pequeños balcones. La segunda urbe más importante de Portugal, después de Lisboa, es así: bella y discreta. Aquí no hay grandes monumentos ni edificios fastuosos.En Oporto solo reina la melancolía del tiempo que parece haberse detenido junto al dulce aroma del famoso vino que nace a orillas del río Duero.

    La Baixa es la parte más antigua y de trazado medieval. Allí se encuentra la vía de los Aliados, principal arteria de esta ciudad de 300 000 habitantes, y el punto de partida para conocerla. Leer más…

    Tags: , ,

Suscríbete

Síguenos en …