• sep 29 2009


    El privilegio de ser considerado hasta la actualidad el vino por el que se ha llegado a pagar la cantidad más alta corresponde a un vino de Borgoña, concretamente un Chateau Lafite Rothschild, de 1787 y que en su etiqueta llevaba sobreimpresas las siglas T.J. (Thomas Jefferson). El vino, subastado en 1985, alcanzó un precio de 120.500 Euros aproximadamente, y fue adquirido por Christopher Forbes (si, el de la revista Forbes, especializada en finanzas).

    Los motivos que llevan a una persona a pagar tan altas cantidades de dinero por una botella de vino suelen ser diversos. El principal, es un motivo hedonista, una persona adquiere una botella de vino peculiar, con un elevado precio, en principio, porque puede permitírselo, igual que hay personas que adquieren una obra de arte para su exclusivo disfrute personal. En su mano está aprovechar alguna ocasión para abrirlo y disfrutarlo, o guardarlo como una joya familiar de gran valor.

    El segundo motivo importante es el meramente material, el especulativo. Hay corredores de vino igual que existen corredores de arte que adquieren vinos exclusivos sabedores que el tiempo va a jugar a su favor incrementando de forma exponencial el precio de éstas botellas. Incluso hay bodegas que, utilizando la figura de un intermediario, adquieren productos suyos a precios prohibitivos con la única intención de alimentar la fama y la leyenda de la propia bodega.
    Leer más…

    Tags: , , ,

Suscríbete

Síguenos en …