• feb 02 2010


    No es la primera iniciativa de este tipo ya que experimentos similares tienen lugar en la Costa Brava y en el fondo del Pacífico en Chile, con el resultado de unos vinos con mayor nivel carbónico, más aromáticos y con menos sensación de aspereza en el paladar. Y eso a pesar de que el ‘invento’ del chileno Patricio Casanueva, gerente de las bodegas Viña Casanueva, fuera calificado en su día de «idea descabellada».

    Los fondos marinos de la vizcaína bahía de Plentzia albergarán un curioso tesoro. 4.500 botellas de vino madurarán, a 14 metros de profundidad, en la primera bodega submarina de la cornisa cantábrica. Leer más…

    Tags: ,

Suscríbete

Síguenos en …