• mar 02 2009


    “¿Te has vuelto loco?… ¡Nadie va a beber un vino indio!”. Fue la reacción con que se topó Rajeev Samant cuando quiso fundar una bodega.

    Rajeev Samant dejó EE UU para fundar una bodega en su India natal

    Ya nadie le dice que está loco. Vende dos millones de botellas al año

    Este ingeniero industrial, licenciado en la universidad californiana de Stanford, tenía a principios de los años noventa un futuro brillante en Silicon Valley, pero decidió volver a su añorado Bombay a buscarse la vida. “Era la época en la que los indios emigraban y nadie regresaba; los aviones venían vacíos”, recuerda. Lo primero que hizo fue pedirle a su padre 12 hectáreas de tierra, donde sembró “de todo, desde mangos hasta tomates”. Leer más…

    Tags: ,

Suscríbete

Síguenos en …